Uncategorized

Transiciones

De puerto en puerto, aéreo, terrestre y/o marítimo. Viajes que inicio con la ventura incierta. Siempre me sorprende el camino con golpes y flores, todos bienvenidos. 

Y el regreso se hace lento, con retrasos. Para dejarme un rato más saboreando este presente de sensaciones como un mercado asiático. Para que me duren los días, los viajes , la vida… 

Y, como conmigo no pudieron los arañazos, los moratones y los cortes que me hice en la travesía, me maquillo en el duttyfree y me cuelo en la sala de espera bussines. Porque yo me adapto al fango de la batalla y a la purpurina de la gloria.

La vida despeinada


Mañanas que se convierten en noches.

Y de nuevo… En mañanas.

Peines olvidados, perdidos, escondidos.

Secadores sin cables, enchufes misteriosos

sin adaptadores…

Soles, vientos

nubes, truenos y centellas,

nieves y pieles tostadas.

Sola o en manada

o solamente acompañada.

Rutas de frutas y espinas,

mareas altas y bajas,

arenas, sales, minerales…

Tan solo un vestido

para toda la vida

despeinada.

Escalando montañas de necios

Hoy he ido a un casting. La citación era en el 126 de una calle cualquiera. No había piso ni letra ni puerta, sólo especificaban, “en la oficina”.

Llego. Dejo la bici y busco. Unos cristales de estos oscuros anuncian una oficina a pie de calle. En ellos mi reflejo. Acerco mi frente al escaparate haciendo una pequeña cueva con mis manos para ver el interior. Hay dos señores y una señora de unos 50 años. Les sonrío con una mezcla de gestos entre “perdonadme” y “¿es aquí el casting?”. Por su cara deduzco que no me esperan. Así que les dibujo con la mano un “disculpen las molestias” y sigo mirando el edificio.

No veo más oficinas a pie de calle.

En ese momento salen a la calle los tres de la oficina que creo que no es. Casi sabiendo la respuesta me acerco a ellos. “Es aquí el casting?” Los tres me responden a la vez: La mujer dice “no”, el hombre 1 pregunta “el casting?”; y el hombre 2, un caballero de pelo canoso, bien trajeado, elegante, me dice con una sonrisa satisfecha de sí mismo: “sí, vete desnudándote que ahora vienen!”

Así. Sin más. Sin parar de reírse de su propio chiste.

-Veo que es usted muy gracioso- Le digo amablemente.

-Hay que vivir la vida con gracia- Me responde con sorna.

-Por supuesto, pero hay muchas gracias donde elegir. Cada uno elige su género de humor- Le contesto con una voz dulce y tranquila.

-Es usted tan corta de espíritu como su vestido?- Me pregunta.

-Usted es tan corto de mente como mi vestido- Le respondo con mi sonrisa más amable y luminosa.

Los otros dos, a cuadros escoceses. En la calle el sol sigue regalándonos su luz cálida y brillante. La gente pasa, yo veo un cartel en otra puerta que dice que el casting es en la tercera planta.

Mientras subo en el ascensor, no sé por qué, recuerdo que hace un año tuve en esta ciudad una entrevista de trabajo. El hombre sentado frente a mi me preguntó que por qué una actriz, mujer, de mi edad, decidía probar suerte en Francia. Que si no me daba cuenta de que hay pocos personajes para mujeres y que a estas alturas tal vez es tarde para intentarlo… Y en esta unión peregrina de pensamientos se me viene la imagen de mi cuerpecito hace unos días escalando por primera vez en mi vida. Las manos aferradas a piezas de colores, las piernas empujando hacia el cielo, los dedos de los pies doloridos por los zapatos minúsculos y mi mente ilusionada, pensando en grande. Orgullosa de hacer algo que nunca he hecho antes, orgullosa de sentir que nunca es tarde.

Así que sí, señores del mundo que se creen con derecho a agredir, juzgar, menospreciar, desacreditar, etc etc:

Seguiré en esta carrera de fondo disfrutando cada vez más el camino, no importan los obstáculos.

Y… SEGUIRÉ ESCALANDO Y VISTIENDO MINIFALDAS!!!!

escalando

Mi destino no me olvida

Paseo por el barrio de la Sorbona. Calles de librerías y bares de estudiantes. Risas con mi amigo Christophe y en nuestro camino… Libros. Pero no, libros… LIBROS! En el suelo, revueltos en una caja. Pasamos junto a ellos sin querer detenernos pero es más fuerte la voz del destino cuando grita mi nombre. Volvemos sobre nuestros pasos a meter las narices en el cofre del tesoro.

Clásicos del teatro francés: Corneille, théâtre II y III. Racine, Théâtre complet. 

Un libro con varias obras de Pirandello. Otro de Diderot.

Uno de poesía de Nerval. Una novela de Zola y “Manhattan Transfer” de Jonh Dos Passos en versión francesa.

No sé si seré capaz de leerlo todo. Pero feliz estoy con ellos desparramados sobre mi cama!

Mi sala de casting

Entro alucinada con el lugar. Un patio lleno de macetas da paso a una galería con espejos y orquídeas. La jefa de casting me saluda sonriente y me ofrece un café. “Estoy yo para cafés!” Pienso mientras le digo: “no, merci.” Me pide disculpas porque tengo que esperar 5 minutos… Yo feliz de respirar en calma. Llevo una vida esperando algo y me acabo de dar cuenta de que era tan solo este momento. Los 5 minutos me saben a tan poco como la gótica de néctarque esconde la flor de la madreselva.

Me concentro en mi texto. Sólo por entrar ya mereció la pena hacer esta prueba. Ya sólo por estar aquí, todas las penas y alegrías! Y me seleccionaron a mi, y me dieron el trabajo… Y yo estaba feliz de todas maneras!

La caja misteriosa

*** PROYECTO JEAN LUIS ***

caja_japonesa

Bajo un mueble de despacho, junto a la ventana, una caja. Hermosa. La cojo y es pesada como el cofre de un tesoro. Sus asas chirrían suaves y dentro unos golpecitos secos de piezas que se despiertan después de una siesta interminable…

Abro la caja deslizando la tabla frontal que me confiesa un secreto que siento aterrizar dentro de mi aún sin entenderlo. Cajoncitos con unos cierres delicados y plegables. Fichas de un juego misterioso, rectángulos en madera y marfil con dibujos de sueños y enigmas. Símbolos, palabras cifradas. Varillas largas con puntitos dibujados. Y dos dados pequeños en madera impregnada de tinte verde.

Ahora, cuando quiero jugar, abro la caja y me invento reglas absurdas para dan forma a esta partida secreta.

Domingüeno

Años después de Buenos Aires, de recorrer las noches atorrantes de milongas auténticas del brazo de Banchero… Años después me he lanzado al río y he vuelto a bailar tango!!!

Ayer fue un domingo de los más maravillosos que he tenido. Mi amigo Igor, que tanto me cuida, me invitó a una macrofiesta a la que decidí no ir. Ya estuvo bien la aventura con Djul el Sábado por la noche; colándonos en museos y en antros. Esa batalla la escribiré en detalle…

Pero ayer, solita, cogí una bici, el miedo de mis tacones y me fui a la milonga del Sena.

 

milongasena2

Entre nervios y vergüenza me dejé sacar por todo aquel que me miraba. Cerré los ojos para perderme en los puntos cardinales del semicírculo abierto al río. Y en la oscuridad de mis párpados cerrados me dejaba llevar por el abrazo de hombres de todos los colores, formas y edades. Y cuando los abría… El Sena! Con el oleaje de los barcos que se deslizaban llenos de turistas haciéndonos fotos.

Cuando salí del abrazo del tango, sudada y oliendo a mucha gente, continué un domingo de encuentros con desconocidos y nuevos conocidos. Conversaciones interminables sobre vida y muerte, caminos y caminantes, lo real y lo imaginario, los conceptos y valores, la vejez, la alegría… Dulce filosofía de domingo entre riberas, puentes, palacios, el Louvre!, Le Marais… Y vuelta a St Michel.

Qué alegría tan grande para mi alma, mi mente, mi carne y mis hueso.

 

Al abordaje !

 

A veces parece que estamos encallados. Nuestro barco quedó varado en las rocas y vemos el mar a pocos metros con barcos navegando. Sentimos que el oleaje nos expulsó y nos dejó en un lugar quieto, fuera de juego sin sal ni remos…

Sin embargo creo rotundamente en que el viaje lo hacemos nosotros. Nuestros sueños y nuestras ganas son más fuertes que la gravedad de la tierra; y si miramos más allá, veremos el viaje, moveremos mareas que subirán para abrazar nuestro barco.

Yo navego en tierra y mar! Yo creo en el viaje del sueño y en el sueño de mi viaje. Nuestro viaje, con pasajeros o sola, con batallas ganadas o aprendidas. Y miro hacia el horizonte feliz de poder mirarlo. Y verlo.

Pequeños placeres de la vida

Cita con Insomnio. Esta noche se me cuela en las sábanas recién cambiadas y anida entre la oscuridad de mi cuarto y el brillo acelerado de mis pensamientos. Y yo, insumisa, no me rindo a sus brazos de desesperación y hago una lista de mis pequeños placeres:

insomnio_cama_ret

Dormir en sábanas limpias, recién cambiadas.

Reir tumbada, mirando el techo.

Llenar los pulmones de aire hasta su máximo y suspirar profundamente. Correr cuesta abajo. Deslizarse en los suelos encerados.

Caminar descalza. Nadar en el mar. Meterse en el río.

Mirar por la ventana… y descubrir la Luna en los tejados de París. Mirar el mar, mirar el fuego. Mirar los árboles. Estar en un lugar hermoso, cerrar los ojos, volverlos a abrir para asegurarte de que realmente estás ahí.

Tocar canicas. Acariciarlas.

Mirar a los ojos de las personas bellas (entendiendo que belleza, verdad y vida son lo mismo, como me enseñó mi adorada Mabel del Pozo). Escuchar las conversaciones de los abuelitos en el parque.

Escuchar los corazones. Observar un cuerpo deseado mientras duerme.

Oler ese cuello. Oler esas mejillas.  Oler ese ombligo.

Leer.

Contar un chiste y que se rían. Cantar montando en bici. Sonreír a la gente desconocida.

Dormir desnuda.

Dormir cuando tienes sueño.

Soñar despierta.

Hasta en los momentos más desesperados puedo encontrar un pequeño placer de mi vida. Y si no, cambio las sábanas de la cama aunque no duerma…

Apago la luz. A ver qué pasa.

 

Proyecto Jean-Luis

Vivo en un apartamento lleno de preciosidades antiguas. Libros que cubren las paredes, un piano de cola rodeado de instrumentos de todo el mundo… Y muchas más cosas que cada día descubro. Quiero dedicar mi mirada a la mirada de JL. Descubrir los objetos que elegidos por él o no, le han rodeado tantos años. Observar esta casa como un cofre del tesoro donde encontrarme con JL y recuperar su rutina, su memoria, su hogar…

Empecé esta búsqueda de la memoria de Jean Luis en Instagram… pero me he dado cuenta de que mi escritura supera el límite de lectura de los navegantes de las redes. Así que sigo aquí, en mi blog, donde puedo dar rienda suelta a las palabras aunque nadie las lea…

Descubrimiento nº2: Guía de París de 1925: La guía de la vida de París en 1925.

portada paris antique_baja

Maravilloso libro para viajar al París de los años 20 con sus bares, sus cines, sus libros, sus paseos, sus teatros, su vida social… sus calles sin el tráfico de hoy!

paris antique_baja

Grabados, sección de anuncios al final, dibujos inspiradores, lista de records deportivos de la ciudad, mapas, tablas con información práctica, direcciones de hoteles, salones, museos, salas de arte, talleres de artistas, teatros subvencionados, teatros de vanguardia!, music-hall… Todo en letras de las que marcan relieve en las hojas amarillas…

Quiero elegir lugares al azar, ir a buscarlos y encontrármelos abiertos!!! Tal vez me disfrace con ropa de la época para apostar por la buena suerte.