Mes: junio 2012

Las horas mágicas.

Las horas mágicas son capicúas, o simétricas, o escaleras de números, o cifras bonitas. Y quieren decir algo…

En Buenos Aires, 12:21, ¿deshago la maleta?. Luego.

Enciendo el ordenador, bandeja de entrada. 12:34.

Tengo hambre, ¿qué hora es?: 13:33. Hago la comida. Pescado. Congelado.

Voy a clase, justa de tiempo, miro el reloj, 17:27.

Espero el bus con unos compañeros. No viene, no viene. Decidimos ir hacia el metro para provocar la ley de Murphy. ¡Funciona! En cuanto subimos las escaleras del puente que cruza la vía, aparece el 111. Volvemos corriendo, subimos al bus. 21:21 dice el reloj.

Me despierto en la madrugada a las 5:55 y veo que tengo un mensaje que me ha llegado a las 4:24.

Por la mañana abro los ojos a las 9:29.

A las 10:10 miro la hora mientras desayuno.

Maru me escribe un sms a las 11:11.

Siempre me he fijado en estas horas especiales. Hace unas semanas empezaron a aparecer más seguido, pero desde que llegué a Baires es exagerado. Mensajes del tiempo que pasa dándome golpecitos. Y avanza con marcas para que me de cuenta de que pasa y pasa. Y a mi me pasan cosas por dentro. Y cada vez que veo esos numeritos en los relojes digitales…

besos soseb

En Ba… otra vez.

Hace tiempo que no os escribo. Quiero volver a buscarme mis huecos y escribir estos mails que me unen al otro lado, al lado en el que no estoy, sea el que sea, porque siempre hay otro lado.

No termino de irme y ya estoy llegando. Eso debatíamos ayer. Sigo en Madrid y sin embargo aterricé en Baires. Como si nada, cansada, sí, pero sin Jetlag!

El vuelo se hizo corto porque a mi lado venía una duendecilla sonriente, Marta. Y me leí la mitad del maravilloso libro que me ha regalado mi hermanita Ana. Me ayudaron a aterrizar sin llantos en este invierno del sur.

Ahora a preparar ensayos y reuniones. Comenzar con las clases… Y deshacer la maleta, peor tarea de todas.

Y este video que han hecho mis compis por la función del viernes me ha despertado el gusanillo de las tablas:

https://vimeo.com/44553861

Hace frío. Hace sol. La vida es así de contradictoria.

El placer de llenar la nevera.

– Fiambre de pechuga de pollo.
– Rollito de queso de cabra.
– Anchoas en aceite de oliva.
– Bolsa de canónigos.
– Salmón ahumado.
– Solomillo delux de salmón a las finas hierbas.
– Muesli Crumble de frutas.
– Infusión de hierbas.
– Infusión de hinojo.
– Infusión de ortiga.
– Bote de 1 kg de espárragos navarros.
– Bote de pimientos del piquillo.
– Aceitunas gazpacha.
– Zumo de manzana sin azúcares ni edulcorantes ni pamplinas.
– 3 latas de atún.
– Bote de pepinillos agridulces.
– Pan de centeno.
– Leche de soja.

Todo por unos 160 pesos más o menos, que muchos no lo sabréis, pero los que conocen Argentina en este momento estarán flipando con mi lista de la compra.

Me quedo a vivir aquí, pero aquí literalmente, en la estantería de arriba de las conservas, o debajo de la sección de cereales. No me importa.

Y como no tengo cámara PORQUE ME LA ROBÓ ALGUIEN QUE FUÉ INVITADO A UNA FIESTA EN MI PROPIA CASA, no puedo adjuntar una foto de mi cara de felicidad en el supermercado.

Besos bien alimentados.