Mes: agosto 2012

No es culpa de la cerilla.

Ultimamente me siento ridícula.

A veces se genera la convención de que todo está bien. Respiramos una atmósfera fingida de complicidad y compromiso, de unión, de equipo, no sé… Como una especie de mentira que pinta todo de un color sintético y forzado. Empiezas a comportarte como si, como si las cosas fueran, como si lo que haces lo haces por… Y resulta que como te sientes no tiene nada que ver a como parece que es lo que es. No sé si Sigue leyendo

De cantores y cuentos.

Callejón,
a los dos vendió el destino,
soy un triste peregrino
sin derrotero y sin fin.
Callejón,
vos serás mi confidente,
traigo doblada la frente
y adónde voy yo no se.
Como a mí
también te sangra una herida,
a vos la urbe te olvida
y ella ha olvidado mi amor…

http://www.todotango.com/spanish/Las_obras/Tema.aspx?id=0mlZELRQm0M=

Bar de esquina, chaflán porteño de luz pálida Sigue leyendo

miscelánea

Después de dos días sin aparecer por casa y sin cambiarme de ropa, atravesados por ensayos, teatro y clases… Llego a mi casa: pensamiento miscelánea.

Cada vez que alguien cuenta conmigo o me propone escribir un guión, un texto, unas palabras, me emociono. Me da una alegría equivalente a cuando me sale trabajo en una obra de teatro. Aunque tengo más miedito. ¡Todavía más!

Qué alegría que me salga trabajo, aunque sea en anuncios de coches.

¿Por qué pasamos por encima de la gente sin darnos cuenta? ¿Por qué cuando pasan por encima de mí me cuesta tanto levantarme y decir: “disculpe, esto, no lo vuelva a hacer más”?

Soñé con Mallorca y con Ibiza. Toda la noche fue un largo día de playas, y barcos, y carreteras con curvas. Soñé luego con Almería. Y la playa, de nuevo. Y el bar de Chona. Y Robot. Y…

Me desperté en el invierno.

Un niño hace el pino en un paso de peatones. Pide dinero. Tendrá 10 años, tal vez 11. ¿O 9?

Echo de menos a dos felinos. Reflejo de un mal mayor…

Me llamaron porque estaba saliendo en la tele, en Argentina. Una serie española que se emite en un canal argentino… Me hizo ilusión.

Besos dispares.

Capítulo segundo:

Puede parecer un capítulo de una serie inverosímil.

De nuevo en el metro de Buenos Aires, tarde, poca gente. Después de la clase de teatro. Leyendo Benedetti. Todo muy tópico, sí. Un hombre se me sienta al lado y me dice “Disculpá, una pregunta…”
Yo alzo la mirada y descubro al personaje del otro día “¡Hombre, si eres tú!” Me río, se ríe.

Hombre: ¡Sí! ¡Nos volvimos a encontrar! Parece que vamos por el mismo camino.

Yo: ¿No te pasa que cuando haces un recorrido siempre a la misma hora, el mismo día, empiezas a encontrarte con las mismas caras, la misma gente?

H: Sí, sí. ¡Y siempre artistas!

Y: No sé…

H: Somos una gran familia en el mundo y nos vamos juntando y encontrando. Yo siempre me encuentro con los artistas.

Y: ¿Y qué me querías preguntar?

H: ¿Yo?

Y: Sí, cuando me preguntaste…

H: ¡Ah! Sí, que si leías Benedetti. Porque leí sólo unas líneas y ya reconocí que era Benedetti.

A esto que llego a mi parada, me levanto y salgo del vagón. Él conmigo porque vamos a la misma parada. Al bajar me dice:

H: ¡No! Esta no es la parada. ¡Nos equivocamos! Nos bajamos una antes.

Y: ¡Es verdad!

Corremos hacia el vagón pero era tarde, las puertas se cerraron.

Y: Vamos caminando, son 4 cuadras.

H: Noooo, que fiaca. Y llueve…

Y: ¡Yo voy! Me niego a esperar al próximo tren estando al lado. Prefiero caminar.

Y él decide que viene conmigo y no sé que ha tocado con la mano pero se frota la cara y se la deja toda negra. Sonrío por fuera, pero por dentro me muero de la risa. Y no le digo nada.

Salimos a la calle y emocionado me cuenta que esto es la ley de la atracción, que justo me quería encontrar porque se le olvidó el lugar donde le dije que iba a recitar poesía de Lorca. ¿Se lo había contado? Parece ser que sí. Y que nuestros caminos se juntan porque atraemos las cosas que proyectamos.

Y caminando por Buenos Aires, bajo una llovizna calabobos, con un personaje pintoresco que me habla de poesía de Lorca y arte místico con la cara toda manchada de negro, pienso: ¡Qué divertido es a veces el mundo!

¿Y la ley de la atracción? ¿Qué dice de todo esto?

Besos y coincidencias.