La vida despeinada


Mañanas que se convierten en noches.

Y de nuevo… En mañanas.

Peines olvidados, perdidos, escondidos.

Secadores sin cables, enchufes misteriosos

sin adaptadores…

Soles, vientos

nubes, truenos y centellas,

nieves y pieles tostadas.

Sola o en manada

o solamente acompañada.

Rutas de frutas y espinas,

mareas altas y bajas,

arenas, sales, minerales…

Tan solo un vestido

para toda la vida

despeinada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s