miscelánea

Después de dos días sin aparecer por casa y sin cambiarme de ropa, atravesados por ensayos, teatro y clases… Llego a mi casa: pensamiento miscelánea.

Cada vez que alguien cuenta conmigo o me propone escribir un guión, un texto, unas palabras, me emociono. Me da una alegría equivalente a cuando me sale trabajo en una obra de teatro. Aunque tengo más miedito. ¡Todavía más!

Qué alegría que me salga trabajo, aunque sea en anuncios de coches.

¿Por qué pasamos por encima de la gente sin darnos cuenta? ¿Por qué cuando pasan por encima de mí me cuesta tanto levantarme y decir: “disculpe, esto, no lo vuelva a hacer más”?

Soñé con Mallorca y con Ibiza. Toda la noche fue un largo día de playas, y barcos, y carreteras con curvas. Soñé luego con Almería. Y la playa, de nuevo. Y el bar de Chona. Y Robot. Y…

Me desperté en el invierno.

Un niño hace el pino en un paso de peatones. Pide dinero. Tendrá 10 años, tal vez 11. ¿O 9?

Echo de menos a dos felinos. Reflejo de un mal mayor…

Me llamaron porque estaba saliendo en la tele, en Argentina. Una serie española que se emite en un canal argentino… Me hizo ilusión.

Besos dispares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s