Capítulo segundo:

Puede parecer un capítulo de una serie inverosímil.

De nuevo en el metro de Buenos Aires, tarde, poca gente. Después de la clase de teatro. Leyendo Benedetti. Todo muy tópico, sí. Un hombre se me sienta al lado y me dice “Disculpá, una pregunta…”
Yo alzo la mirada y descubro al personaje del otro día “¡Hombre, si eres tú!” Me río, se ríe.

Hombre: ¡Sí! ¡Nos volvimos a encontrar! Parece que vamos por el mismo camino.

Yo: ¿No te pasa que cuando haces un recorrido siempre a la misma hora, el mismo día, empiezas a encontrarte con las mismas caras, la misma gente?

H: Sí, sí. ¡Y siempre artistas!

Y: No sé…

H: Somos una gran familia en el mundo y nos vamos juntando y encontrando. Yo siempre me encuentro con los artistas.

Y: ¿Y qué me querías preguntar?

H: ¿Yo?

Y: Sí, cuando me preguntaste…

H: ¡Ah! Sí, que si leías Benedetti. Porque leí sólo unas líneas y ya reconocí que era Benedetti.

A esto que llego a mi parada, me levanto y salgo del vagón. Él conmigo porque vamos a la misma parada. Al bajar me dice:

H: ¡No! Esta no es la parada. ¡Nos equivocamos! Nos bajamos una antes.

Y: ¡Es verdad!

Corremos hacia el vagón pero era tarde, las puertas se cerraron.

Y: Vamos caminando, son 4 cuadras.

H: Noooo, que fiaca. Y llueve…

Y: ¡Yo voy! Me niego a esperar al próximo tren estando al lado. Prefiero caminar.

Y él decide que viene conmigo y no sé que ha tocado con la mano pero se frota la cara y se la deja toda negra. Sonrío por fuera, pero por dentro me muero de la risa. Y no le digo nada.

Salimos a la calle y emocionado me cuenta que esto es la ley de la atracción, que justo me quería encontrar porque se le olvidó el lugar donde le dije que iba a recitar poesía de Lorca. ¿Se lo había contado? Parece ser que sí. Y que nuestros caminos se juntan porque atraemos las cosas que proyectamos.

Y caminando por Buenos Aires, bajo una llovizna calabobos, con un personaje pintoresco que me habla de poesía de Lorca y arte místico con la cara toda manchada de negro, pienso: ¡Qué divertido es a veces el mundo!

¿Y la ley de la atracción? ¿Qué dice de todo esto?

Besos y coincidencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s