Estar antes de llegar

Un Buenos Aires fresco pero muy soleado me espera con sus calles de baldosas basculantes.

Aterricé con la sensación de estar en otro tiempo.

Las calles se redibujaban a mis pasos, se ponían en marcha, como si hubieran estado quietas en mi ausencia, esperando que llegara para volver a funcionar. Y sin embargo un montón de cosas nuevas aparecieron salpicando las fotos conocidas que mis ojos registraron.

Y yo, distinta, con menos ilusión por estar aquí, con Madrid de final de verano gritando: Saaaaaauuuuuceeeeee!!! Vuelve, vuelve a mi vida!

Oídos sordos al grito de mi tierra lejana… Mi tierra… Me sonrío al escribir. “Mi tierra” dice la mujer descastada trotamundos, árbol sin raíces. ¡Ja! Ahora, al otro lado del océano, del mundo, siente cosas distintas la niña de la maleta.

Ya sé donde están las cosas en este barrio. Voy a un kiosko.

– Buenos días. ¿Tiene la revista Elle?

– Buen día. ¿Cómo va? Sí, acá la tiene.

– ¿Puedo mirar a ver si hay un artículo que estoy esperando?

– Pero claaaarooo.

– Gracias.

Miro. Busco. ¡Encuentro! Página 136.

– ¡Ah! ¡Aquí estoy! Mira, mira… Ja ja ja… ¡Salgo yo! ¡Me la llevo!

Esta vez estaba aquí antes de llegar.

Lo que es la entrevista tiene bastante poco que ver con lo que yo escribí (pues fue por escrito el cuestionario). Es curioso como la ausencia de una palabra, la unión de dos conceptos que estaban en lugares separados o añadir una expresión distinta puede cambiar tanto el sentido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s