Disparos al aire, balas perdidas.

75 años hace que asesinaron a Federico García Lorca… Ni el terror, ni las balas, ni la opresión pudieron con él, ni con otros tantos en todo el mundo. ¡Que nunca mueran! Que no puedan callar las voces con el silencio de un corazón parado violentamente. Que otros corazones tomen el relevo y sigan latiendo. Federico sigue… Siguen y siguen todos ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s