Malos Aires.

Tanto hablar de teatro, de estudios, de cultura, de libros… Puede parecer que esto es un paraíso intelectual de charlas profundas. Un banquete de alimentos para el alma, de belleza para el ser artístico.

Pero la verdad es que cada día veo demasiada gente pidiendo, demasiados niños de caritas sucias y ojos viejos vendiendo cositas, demasiadas personas rebuscando en la basura… Demasiado.

Y demasiado es algo bastante subjetivo. ¿Cuántos? Para mi demasiados siempre porque cada uno de ellos se me clava en la retina. Por las noches Malos Aires se despierta y los cartoneros arrastran carritos, señores mayores empujan cubos de basura llenos de fragmentos descartados de la vida de los demás.

Niños… niños que la gente no mira por culpa, por miedo, porque es demasiado duro… Y las librerías se me antojan vacías, el teatro snob, los museos superficiales, mi vida… un lujo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s