Una exposición.
Cristina Piffer.
Terror encarnado. La historia del horror presentada de forma aséptica. La violencia pulcra, limpia, geométrica… el dolor se exhibe de la forma más cruda: carne, sangre, grasa, vísceras.

Un paseo.
Una sala.
Imágenes desconocidas me bailan en la mente. Cortes y golpes que no sentí en mi cuerpo pero que nos pertenecen a todos. Son la historia de aquí y de allí, de cada pueblo que ha sufrido una guerra, una dictadura, una tortura.

Y encima, acero y metacrilato limpito: lavando la cara de la suciedad. Pasando página, embelleciendo el lado oscuro y feo, la injusticia empaquetada se vuelve diseño y nos diseña. Nos diseñamos para convertirnos en ignorantes superados.

Pero bajo nuestros pies, en las pesadillas de nuestros mayores, en los sueños de nuestro pueblo, están esos gritos y siguen sonando.

Encarnaduras y entripados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s