Buen gusto accidental.

Buenos Aires es la ciudad del diseño gráfico y la publicidad. Mucho diseño, muchos anuncios, mucha ropita fashion. Y sin embargo, hay una campaña de una política que es casi cejijunta y el eslogan dice: “Tengo un sueño entre ceja y ceja y no voy a parar hasta cumplirlo” … Chica, el sueño será pequeño.

Yo no sé cómo será la mujer, puede que sea una gran política, pero no es acertado el enfoque. Yo cuando lo vi me meaba de la risa.

Como otra que dice algo así en plan: Buenos Aires tiene que cambiar de cara, y sale ella con una cara de perro, pero de perro mosqueado, de muy mala leche, vamos. Y piensas, “pues como sea por la tuya… no sé yo” A esta no le hice foto, pero debería.

Y sin embargo, en un lugar tan feo y poco elegante como una obra pública te encuentras con un regalo para tus ojos. Un reducto de glamour involuntario, una ocurrencia accidentalmente llena de estilo que alegra las calles levantadas y rotas cada noche. Aquí ponen unos cubos rojos dados la vuelta para señalizar las obras en las carreteras y calles. ¡Quedan tan bonitas! Dan una luz cálida y como las ponen en hileras parecen adornos navideños. De hecho, yo pondría una en mi casa si supiera cuál es mi casa y dónde está.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s