Timing.

Las conversaciones telefónicas en este país se cortan de golpe. No es como en España que siempre hay varias frases previas a la acción concreta de colgar. No sé, algún “pues eso”, “hablamos entonces”, “bueno, te dejo que tengo…”, “sí, vale, pues un beso”. Aquí no. Terminan de decir lo que iban a decir y “chau”. Cuelgan.

Sin embargo las conversaciones y/o reuniones con gente física conllevan un saludo y despedida infinitos. Aquí todos se dan un beso para saludarse y otro para despedirse. Solo uno, y menos mal, porque si no ya sería demasiado. ¡Pero es que hasta a la gente que no conocen le plantan un beso!  Y no es que se presenten para conocerte y luego se despidan, o te saluden, no. Hacen la ronda de besos y les importa un pimiento quién seas. De hecho, a veces yo digo mi nombre por eso de no besar a un desconocido o desconocida. ¡Pero no me escuchan! Siguen con la ronda: muaks, muaks. Son eternos los saludos y despedidas en los pasillos de la escuela. Y lo peor es que a mi me da vergüenza besar a la gente en plan “hola”, “Ciao”, sin preguntarles ni su nombre;. Así que quedo como una borde estirada. Y lo que soy es tímida, a veces, pero tímida.

Besos para todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s