Síndrome de abstinencia… ¡Sobredosis!

Echo de menos las fregonas con sus cubitos para limpiar el suelo, las cañas en los bares, los paseos por las calles de Madrid, mi moto, hacer la lagartija…

El pescado no lo echo de menos, ¡tengo mono!. Necesitaba tanto una dosis de alimento marino, proteínas acuáticas, moluscos y espinas… El otro día saldé una deuda que tenía de una invitación a cenar. Decidí ir al barrio chino a comprar pescado para cocinarlo en casa. Es de los pocos lugares donde puedes encontrar buen pescado además de setas raras, algas secas, salsas, fideos de arroz, conservas de colores, verduras manga…

Me volví loca. Pero loca. Compré pulpo, mejillones, mero, sushi, brotes de soja, tofu, espinacas chinas, algas… Y dejé las sardinas y los boquerones para otro día, menos mal.

Lo cociné todo. Todo, todo. En una ataque de necesidad de alimentos del mar. ¡Y un bizcocho de avena, pasas, higos, chocolate y semillas!

Llevo tres días comiendo pescado hasta en el desayuno (no es una hipérbole) y me están saliendo escamas. Esta sobredosis tiene efectos secundarios, se me nota en el cutis, sobre todo.

Besos glubs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s