Caprichos y dudas.

Estoy caprichosa:

A mi me gustan más los anacardos (cajús) que las almendras. Aquí los anacardos son más baratos que en España, las almendras mucho más caras… Así que me ha dado por comer almendras.

Tampoco es que en España me dedique todos los días al jamón serrano, pero aquí parece que me lo pide el cuerpo. O las anchoas del cantábrico en aceite de oliva, que si allí son caras, aquí…

Me dedico comer todo lo que es caro o no se encuentra. Quiero lo que no tengo y cuando lo tengo quiero, lo que perdí…

Y caprichosos están también mis granos, que me salen y me siguen saliendo a pesar de las canas y las arrugas. El último grito en acné fue la espinilla que me salió en mi lunar favorito, justo justito. Ahora es mi grano favorito.

Le pregunto a Mafalda a qué vienen estos caprichos, si es que afloran como efecto rebote de tanta asamblea pro cambio del sistema, o si me he vuelto una europea pija (cheta), o si definitivamente la sociedad de consumo hedonista me ha formateado el cerebro…

Me siento a esperar su respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s