¡Qué difícil!

¡Cuánto nos gusta hablar!
¡Cuánto nos gusta escucharnos!
¡Cuánto nos gusta figurar!
¡Qué encantados estamos de conocernos!
¡Cuánto nos cuesta ponernos manos a la obra!

Qué difícil es organizarse con 100 personas cada una de su padre y de su madre: unos que si jornadas de socialización,
otros que sí propuestas claras ya,
aquellos que si por España,
estos que si por el mundo,
entre medias por Argentina,
que si banderas,
que sin banderas,
risoterapia y abrazos,
calentamiento global,
cultura, sanidad,
manifiestos, acampadas,
apoyos;
medios sí, medios no;
compartimos los gastos,
movidas de dinero no,
organización,
ideas,
comunicación,
votación,
¿y si no votamos?, ¡mejor consenso!

Por favor, ¡qué vorágine, qué revolución! Qué difícil, de verdad. No me extraña que los dictadores aprovechen para dar un golpe de estado…

Y yo me pregunto: ¿qué pensará la señora que va delante de mi en el bus?

Y yo pienso:
Es otoño en Mayo, caen las hojas y dejan el suelo con una alfombra dorada. ¡Qué bien que en esta ciudad no las barran!. Me duelen los ovarios. Por lo menos hoy no llueve… Tengo sueño. ¡Qué ganas de playa! Me gustaría estar en España, aunque sea un día, y quitarme esta sensación de Octubre. Me gusta el merengue, no me gusta la nata. Me voy a tomar un vino conmigo misma y el abrigo de Maggie a la terraza… ¡Se me olvidaba! ¡Anoche hice gelatina! ¡Bien!

Besos dudosos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s