¡El afilador!

Escucho la flautita: Pirulí, pirulíííí!

Me asomo al balcón casi instintivamente y le pego un chiflido. ¡El afilador con su bicicleta!

Por primera vez me va a afilar los cuchillos ese hombre pedaleando para hacer girar la piedra. Es como un viaje al pasado, ese señor antiguo, surcado por el tiempo en otro tiempo, de mirada cansada y vidriosa y olor a vino añejo.

No es el primer día que lo escucho, pero sí el primero que me lanzo al llamado de su flauta. ¿Será que estoy en pié de guerra? ¿Será que tengo ganas de matar? ¿O me temo que me va a tocar seguir cocinando y no quiero luchar contra la piel de los tomates ni la grasa de la vaca si no voy bien armada?

 Besos armados!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s