Día 3.

Después de salir de casa con mil destinos que cubrir a lo largo del día, mochila llena de cosas y sin saber cuándo voy volver a casa; llego y mi cuerpo me pide el divorcio definitivamente.

He ensayado, he ido a clase, he presentado escena de La casa de Bernarda Alba, he ido a la embajada en la otra punta de la ciudad, he debatido, he defendido, he votado, he escrito comunicado, he comido miles de galletas y he tomado mate.

Pero lo he hecho por amor al arte, porque quiero ser una actriz grande y buena. Porque quiero cambiar las cosas, porque esto no puede seguir así, porque es el momento de hacerlo, y parece que todo a la vez. Las cosas vienen así, cuerpecito mío…

¿Entrará en razones? ¿Habrá reconciliación?

Besos en negociaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s