Tenía que pasar.

Ya llegó el frío a Buenos Aires. Tenía que pasar, lo sé, lo sabía… Tenía que pasar. Pero mi cuerpo no entiende que sea Mayo y nos estemos acercando a la oscuridad del invierno de Agosto. No lo entiende.

Por eso se estremece y entumece. La pereza y la pena me visitan. Las bolsas en los ojos, la piel blanquecina, los hombros encogidos, el corazón encogido… Y mis ojos tristes sin el sol. ¡Sin mi sol!

Hoy hace frío, me siento sola, echo de menos esos brazos, esas risas, esos días, la primavera… Y me tendría que acercar un poquito: 14000 km.

Besos solitarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s