¡Ay, mi flaka!

“¡¡Nooooo!! ¡¡¡No puede ser!!! ¡Mi moto no arranca!” Así empezó el día de ayer. En San Sebastián de los Reyes, a 25 km de Madrid con la moto convaleciente.

Tenía unas ganas locas de coger por banda a mi Flaca. A ver: Flaca es el nombre de mi moto y, como estoy en España, ya puedo decir coger sin que suene mal, o bien… depende. Aunque cada vez que lo digo siento en mi boca el nuevo peso de la palabra.

La cosa es que Ana, que guardaba mi moto, ya me dijo que no arrancaba. Pero yo lo intenté, por supuesto. Después de dejarla caer por las cuestas de los alrededores del Factory, aparqué en una glorieta y llamé a la grúa. Como no, un motero-terminator me vio esperando sola, leyendo el libro “Marlon, amor imposible” y me dijo:

– ¿Quieres que pruebe yo?
– Prueba, prueba… (dije pensando “ya está, como soy chica se piensa que soy tonta”)

Y la arrancó. ¡Nooo! Soy tonta, ya está. Y encima crecidita. Toqueteó las tripitas de mi moto y quedó como el salvador de damas en apuros. ¡Mierda! Me tengo que dejar de tanta danza y apuntarme a un curso de mecánica.

El caso es que había un mal contacto en la pipa de la bujía y no me iba a arriesgar a que se me parara en mitad de la Nacional 2. Porque aunque no sea la Panamericana también es peligrosillo el asunto.

Con el señor Eduardo en su grúa hasta el taller. En 15 minutos me arreglan el contacto y la Flaca y yo paseamos felices por un Madrid soleado.

Respiro profundamente. Suspiro. Mi moto entre mis piernas, mis pulmones llenos de contaminación madrileña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s