Lo que me faltaba.

Qué bien funciona el metro, que poca espera, que limpito todo, las calles, las aceras, que ordenadito todo y los buses, que silenciosos, que despacito van, y cuántos intermitentes veo… No los puedo ni contar.

Y en medio del éxtasis europeo, más por contraste que por otra cosa, caminando acalorada, porque he decidido ponerme todos los abrigos que tengo, me encuentro con un chico que conocí en Buenos Aires. ¡Por la calle!

– ¡Eh! ¿Ya has vuelto?
– Sí, hace dos días. ¿Qué tal?
– Deseando volverme… ¡Pero ya!
– ¡Nooooooo! No me digas eso.
– ¡Ay! ¿Y tú?
– ¿Yo? ¡Ay también!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s