Retales.

Tengo tanto que escribir, tanto que ensayar, muchísimo que estudiar, infinito que leer… que ya no puedo relatar mis historias transoceánicas.

Solo fragmentos.

Pedazos.

Como… el barrio Aeropuerto Antiguo que hay en El Calafate donde la calle principal es la antigua pista de aterrizaje tal cual. A los lados, casitas bajas, y en medio, la antigua torre de control abandonada.

Caminar por una calle de Buenos Aires por la noche durante un apagón. Restaurantes con velas. Gente tropezando. Y un poco de susto también.

Restaurantes preciosos. Comida… ¡mmmmnnnhhhh!

Encontrarme en el subte con un compañero y en la calle con la chica embarazada que vi el otro día cantar tangos… Buenos Aires es pequeño.

Un niño vende en el metro bolígrafos. Reparte uno a cada uno. Luego pasa de nuevo, si lo quieres, lo compras, si no lo devuelves. Un hombre frente a mi se lo esconde. Lo veo. Le miro. Miro el boli. Le pongo mala cara. El desvía la mirada. Pasa el niño… Se va… No me atreví a decir nada. Me sentí mal. Él se sintió mal. Dejó el boli en el asiento y bajó del vagón. Era la última parada.

Por las noches refresca.

Mañana voy a una boda. Una pareja de ángeles enamorados.

El otro día estuve en un velatorio… Un gran hombre. Una gran familia… Una pérdida…

Conociendo la Argentina de la gente, la mejor gente. ¡A tomar por saco el Lonely Planet!

Besos y amor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s